¿Quién cuida al cuidador?

Escrito por  Martes, 14 Noviembre 2017 00:00

Por Fernando de Navascués

No existe en internet una sola entrada en español, o no he sabido encontrarlas, dedicada a dar consejos a hombres o mujeres que dedican su vida a sacar adelante a su familia solos y sin la ayuda de nadie. Pienso en divorciados, viudos, cónyuges que por mil razones les toca en soledad levantar a sus familias, hijos que cuidan a sus padres mayores renunciando a los mejores años de sus vidas…

Me viene a la cabeza unas palabras del papa Francisco, un Papa con los pies muy en la tierra, en la que pedía hace un tiempo que los padres tuvieran tiempo para ellos: qué sí, que sus hijos son importantes y fundamentales, pero que la prioridad es su matrimonio. Y con su matrimonio sano, ellos estarán bien y sus hijos también. Pero qué si el matrimonio está mal… Y yo me pregunto: ¿y los que ni siquiera tienen un cónyuge sobre el qué derramar una triste lágrima al final del día?

Esto viene a colación porque tengo alguien cercano y divorciado que se pasa el día cuidando a sus hijos –y son unos cuantos, y adolescentes–, y además a su padre mayor y enfermo. No tiene precisamente un gran apoyo de su “ex”, por lo que la vida aún es más compleja para esta persona. En fin, visto desde fuera es una situación difícil, e intuyo que desde dentro debe ser aún más complicada.

Recupero un artículo que leí hace un tiempo en el que un matrimonio francés no ocultaba el agotamiento que sentían y su necesidad de respirar, de recuperar energías tras estar cuidando día tras día a su hijo trisómico, o el de una directora de cine francesa, Anne-Dauphine Julliand, que tenía una hija con una grave enfermedad en la que explicaba que “debo aguantar para sanar lo ordinario y lo extraordinario […], todos los días hay que superarse y encontrar la fuerza para seguir adelante. […] Mi vida es hermosa, pero complicada y exigente”.

Algo así ocurre a quien en su día a día se entrega, y se entrega, y se entrega, y se entrega. Luchadores incansables que jamás reciben ayuda alguna o el más mínimo aplauso. Un mínimo detalle que les ayude a sentirse gratificados. No nos engañemos, entregar la vida por alguien a lo largo de los años es duro, durísimo. Y a veces, lo más lamentablemente es que no encuentran una palabra de consuelo, o el regalo de un fin de semana de descanso.

Cuando un matrimonio tiene un hijo, o más de uno, con necesidades que exigen infinitamente más que lo normal, la situación puede ayudar a la pareja o bien puede destruirla. ¿Cómo conservar el vínculo conyugal cuando la llegada de un hijo discapacitado crea un estrés insoportable y sentimientos de rechazo incontrolables que deberían poder expresarse sin tabúes? En este artículo del que les hablo, Kate, madre de un niño trisómico, destaca la importancia de la comunicación: “Lo que ha salvado nuestra pareja es que tenemos buena sintonía y nos atrevemos a contarnos nuestras fragilidades”. Bien, bien: alguien hay con quien compartir la vida.

Conozco matrimonios y personas que viven al límite. Una amiga mía tiene un problema bautizado como el “síndrome del cuidador”. Entre las consecuencias: el aislarse de los amigos, familiares y otras personas queridas, la pérdida de interés por aquellas actividades con las que antes disfrutaba, sentirse triste, sin esperanza y desamparado, agotamiento emocional o físico, irritabilidad y un largo etcétera.

Pensar que el amor libera y que la entrega hace feliz, es solo la cara de una moneda. Dios nos ha creado humanos, muy humanos, y muy necesitados. Nos ha hecho de barro, el mismo san Pablo nos dice que somos vasijas de barro. Y a veces nuestras vasijas son frágiles.

Y estoy muy convencido que el Señor el día del juicio nos preguntará no por lo que hiciste por el huérfano, o la viuda, o el pobre que pide en la calle una moneda… Sino qué hicimos por el hijo que cuida a su madre viuda, o por el voluntario que desgasta su vida por los niños de la calle, o por el párroco que no tiene una gran parroquia llena de grupos juveniles, y de matrimonios, y de catequistas y de…, y en cambio sí una inalcanzable lista de ancianos a los que cuidar y llevar consuelo a sus propias casas.

Insisto, no he encontrado en internet una sola página que dé consejos para padres divorciados y que tienen a su cargo durante todo el año a sus hijos.

¡Cuánta gente sola tenemos a nuestro alrededor y nosotros sin darnos cuenta!

quien cuida anim

Fernando De Navascues

Email Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Av. Universidad Anáhuac #13 Col. Lomas Anáhuac

                    Huixquilucan, Estado de México C.P. 52786 México

+52 (55) 2224 2070

www.somosrc.mx

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Somos RC App iOS Android

icon regnumchristi bottomup

icon redcol bottomup icon ecyd bottomup icon jfm bottomup icon manoamiga bottomup icon elarca bottomup icon whynotpriest bottomup icon semperaltius bottomup icon redanahuac bottomup icon catholicnet bottomup icon zenit bottomup icon zenit bottomup