Honra a tus padres

Escrito por  Martes, 30 Mayo 2017 00:00

Por Maleni Grider

El cuarto mandamiento de la ley de Dios: “Honra a tu padre y a tu madre para que se prolonguen tus días, que el Señor, tu Dios te va a dar sobre la tierra” (Éxodo 20:12) incluye una promesa. Como raza humana, todos sabemos que debemos respetar, obedecer y amar a nuestros padres, lo cual es honrarlos, en una palabra.

Y es de llamar la atención que a Dios le complace tanto este hecho que ha incluido una promesa para aquellos que lo cumplan. Pero la pregunta es esta: ¿qué es en realidad honrar a nuestros padres? En la cultura moderna, la psicología subraya la influencia que los padres tienen sobre los hijos, ya sea buena o mala, y existe una tendencia que señala a éstos como responsables de muchos problemas mentales en sus hijos.

"...Parte de
honrarlos es
no juzgarlos..."

Aunque hay una gran dosis de verdad en ello, el mandamiento de Dios no dice “honra a tu padre y a tu madre si te tratan bien”, tampoco dice “honra a tu padre y a tu madre si son perfectos”, incluso no dice “honra a tu padre y a tu madre si son sólo buenos padres”. El mandamiento dice solamente “Honra a tu padre y a tu madre…”, y enseguida acota la promesa. La moral se aplica de manera individual. No puedo responsabilizar a mis padres de la manera que yo los trato a ellos, sino sólo de la manera que ellos se portaron conmigo. Pero mi obligación como hija es honrarlos. Dios les pedirá cuentas a ellos, y también me pedirá cuentas a mí, de manera independiente. No importa lo que ellos hayan sido o sean, Dios me demanda honrarlos. Parte de honrarlos es no juzgarlos.

Tenemos la tendencia a justificar nuestro comportamiento y nuestra crueldad, indiferencia o resentimiento hacia nuestros padres por los errores que ellos han cometido, es decir, porque no han sido perfectos, porque tienen defectos, por los malos tiempos y por las fallas de su matrimonio. Pero Dios nos manda honrarlos.

"...su corazón
está lejos
de mí..."

Cuando los escribas y fariseos vinieron a Jesús y acusaron a sus discípulos de comer con las manos sucias, el Señor viró con una reflexión mucho más profunda de lo que hubieran podido esperar. Ya que ellos habían juzgado con tanta dureza a los amigos del Mesías, éste les hizo ver la hipocresía de sus corazones: “Y ustedes, ¿por qué quebrantan el mandamiento de Dios en nombre de sus tradiciones? Pues Dios ordenó: cumple tus deberes con tu padre y con tu madre. Y también: El que maldiga a su padre o a su madre debe ser condenado a muerte. En cambio, según ustedes, es correcto decir a su padre o a su madre: Lo que podías esperar de mí, ya lo tengo reservado para el Templo. En este caso, según ustedes, una persona queda libre de sus deberes para con su padre y su madre. Y es así como ustedes anulan el mandamiento de Dios en nombre de sus tradiciones. ¡Qué bien salvan las apariencias! Con justa razón profetizó Isaías de ustedes, cuando dijo: ‘Este pueblo me honra con los labios, pero su corazón está lejos de mí’.” (Mateo 15:3-8)

Muchos de nosotros podemos pensar que con dar un dinero mensual a nuestros padres, o con visitarlos dos veces al mes es suficiente para decir que los estamos honrando. Pero dentro del corazón pueden existir rencores amargos, sentimientos profundos de rechazo, desamor, falta de comprensión o perdón hacia ellos, condenación de sus actos, juicios injustos o extremos, pleitos interminables, ofensas constantes, desprecio, falta de respeto, desconsideración, o incluso violencia o indiferencia.

“...lo que sale
de la boca
procede del
corazón..."

Ellos pueden sentir todo este caudal de rechazo, pueden experimentar el pecado de sus hijos como una herida cruel. En ocasiones son tan avanzados de edad que no pueden defenderse y quedan expuestos a las agresiones de éstos. Otras veces, intentan conseguir nuestro perdón pero no lo reciben. La falta de compasión es algo que Dios odia. Dios ha tenido compasión hacia nosotros, y algún día nos juzgará por el papel que nosotros hagamos no sólo como hijos, sino también como padres.

A Dios no le importa tanto que cumplamos sus mandamientos, su ley, sino la manera en que lo hacemos, lo que hay en nuestro corazón. Por eso, unos versos más adelante Jesucristo dijo enfáticamente: “...lo que sale de la boca procede del corazón, y eso es lo que hace impura a la persona. Del corazón proceden los malos deseos, asesinatos, adulterios, inmoralidad sexual, robos, mentiras, chismes. Estas son las cosas que hacen impuro al hombre; pero el comer sin lavarse las manos, no hace impuro al hombre”. Mateo 15:18-20

"...orar
por ellos..."

Honrar, pues a nuestros padres, significa amarlos, respetarlos, perdonarlos por sus fallas, ayudarlos, estar cerca de ellos, cuidar de ellos cuando envejecen, apoyarlos económicamente si lo necesitan, hablarles con respeto y dulzura, no condenarlos, reconocer todo lo bueno que ellos han hecho, agradecerles por haber hecho lo mejor que pudieron, orar por ellos, bendecirlos, dejar de responsabilizarlos por nuestros propios errores, decisiones y sufrimientos.

Sólo en el caso de padres criminales o peligrosos, los hijos encontrarán la sabiduría para honrarlos en su corazón a través del perdón y la sanidad, pues éste es el único camino para complacer a Dios. Él conoce lo más profundo de nuestra alma.

honrar padres anim

Maleni Grider

Email Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Av. Universidad Anáhuac #13 Col. Lomas Anáhuac

                    Huixquilucan, Estado de México C.P. 52786 México

+52 (55) 2224 2070

www.somosrc.mx

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Somos RC App iOS Android

icon regnumchristi bottomup

icon redcol bottomup icon ecyd bottomup icon jfm bottomup icon manoamiga bottomup icon elarca bottomup icon whynotpriest bottomup icon semperaltius bottomup icon redanahuac bottomup icon catholicnet bottomup icon zenit bottomup icon zenit bottomup

Galerías fotográficas

 Flickr OCRI

Flickr Regnum Christi

Flickr Legionarios de Cristo

Flickr Consagradas RC

Brand Center RC

 

¡Síguenos en Redes Sociales!