La desobediencia es oposición a Dios

Escrito por  Miércoles, 24 Mayo 2017 00:00

Por Maleni Grider

Si ustedes me aman, guardarán mis mandamientos. 
Juan 14:15

La desobediencia fue el pecado que introdujo el mal en el mundo. La caída de Adán y Eva fue producto inmediato de la desobediencia. Cuando Eva eligió no hacer lo que Dios les había mandado, en ese momento cayó en la tentación y comió del árbol prohibido. Antes de la desobediencia, sin embargo, estuvo la incredulidad. La serpiente (Satanás) le dijo: “¿Conque Dios ha dicho…?”, es decir, “¿De veras crees que lo que Dios les ha dicho es cierto?... No, hombre, lo que pasa es que no quiere que ustedes sean sabios como Él (o sea, Dios les ha mentido)”.

Entonces, Eva dudó, dejó de confiar en su Creador, y prefirió creerle a un ser bajo e impuro como la serpiente. Tras la incredulidad vino la desobediencia, y con ésta el pecado. Desde entonces, Dios ha aborrecido la desobediencia humana, pues ha sido su enemigo, el diablo (y sus espíritus de maldad aliados), quien ha infligido el mal en los hombres, criaturas de Dios.

"...falta de 
confianza 
en Él..."

La desobediencia puede ser completa o parcial, pero en todo caso es desobediencia, y a los ojos de Dios significa simplemente falta de confianza en Él, amor insuficiente, elección por el mal. La soberbia es otra característica estrechamente relacionada con la desobediencia, pues es una actitud de creer en la autosuficiencia, negando nuestra dependencia de Dios. Él aborrece la soberbia porque esa fue la razón de que Luzbel se rebelara contra su Reino, cayera y fuera expulsado junto con otros ángeles que lo siguieron en la oposición a su Creador.

Cuando el rey Saúl (primer rey de Israel) derrotó a Amalec con su ejército, liberando así a su pueblo del saqueo, Yavé le ordenó ir en contra de Amalec y destruirlo por completo, junto con toda su parentela y posesiones, por haberse opuesto al pueblo de Dios cuando subía de Egipto hacia la tierra prometida, y por haberlos atacado cobardemente por la retaguardia. Sin embargo, Saúl reservó parte del botín de los amalecitas, y sólo hizo preso a Agag, rey de Amalec, pero no lo exterminó como le había sido ordenado.

"...la obediencia 
vale más que 
los sacrificios..."

Su justificación fue que ofrecería sacrificio a Yavé con las mejores ovejas y vacas que retuvo (en lugar de exterminarlas). Entonces Dios se enojó contra él y le indicó a Samuel que debía informar a Saúl de la destitución de su reinado. Al enterarse, éste se resistió y pidió perdón, pero Yavé no cambió su decisión. La desobediencia de Saúl tuvo consecuencia grave. Y aunque Samuel se entristeció en su corazón por este hecho, y lloraba la ausencia de Saúl, Yavé no se complacía más en el corazón de Saúl. Envió a Samuel en busca del nuevo rey de Israel, que sería David.

Las palabras de Samuel para Saúl son sorprendentes: “Entonces Samuel dijo: ‘A Yavé no le agradan los holocaustos y los sacrificios, sino que se escuche su voz; la obediencia vale más que los sacrificios; la docilidad tiene más precio que la grasa de los corderos; la rebeldía es tan grave como el pecado de los adivinos; tener el corazón porfiado es como guardar ídolos. Puesto que tú has descartado la orden de Yavé, él te ha descartado como rey’” (1 Samuel 15:22-23).

"...Lealtad, 
confianza 
en Él..."

La desobediencia es igual que la hechicería, y no hay sacrificio que pueda reivindicarla. Sólo Cristo puede perdonar y lavar con su sangre nuestro pecado de rebeldía y oposición a Dios. Obediencia es lo que nuestro Creador espera de nosotros. Lealtad, confianza en Él, docilidad. Quiere que escuchemos su voz y no otras voces. Quiere que obedezcamos sus mandamientos y no ideologías humanas que se oponen a Él.

Recordemos que las justificaciones no alcanzarán para excusarnos por haber desobedecido, y habremos tarde o temprano de enfrentar las consecuencias. La desobediencia desata la ira de Dios, y es por su misericordia que no hemos sido consumidos.

Pero hacer un esfuerzo de obediencia hacia Él complacerá siempre el corazón de Dios. 

El que guarda mis mandamientos después de recibirlos, ése es el que me ama. El que me ama a mí será amado por mi Padre, y yo también lo amaré y me manifestaré a él. 
Juan 14:21

desobediencia anim

Maleni Grider

Email Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Av. Universidad Anáhuac #13 Col. Lomas Anáhuac

                    Huixquilucan, Estado de México C.P. 52786 México

+52 (55) 2224 2070

www.somosrc.mx

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Somos RC App iOS Android

icon regnumchristi bottomup

icon redcol bottomup icon ecyd bottomup icon jfm bottomup icon manoamiga bottomup icon elarca bottomup icon whynotpriest bottomup icon semperaltius bottomup icon redanahuac bottomup icon catholicnet bottomup icon zenit bottomup icon zenit bottomup

Galerías fotográficas

 Flickr OCRI

Flickr Regnum Christi

Flickr Legionarios de Cristo

Flickr Consagradas RC

Brand Center RC

 

¡Síguenos en Redes Sociales!