Jesús, el Cristo

Escrito por  Lunes, 22 Mayo 2017 00:00

Por Maleni Grider

Ustedes son de abajo, yo soy de arriba. Ustedes son de este mundo, yo no soy de este mundo. Por eso les he dicho que morirán en sus pecados. Yo les digo que, si ustedes no creen que Yo soy, morirán en sus pecados.
Juan 8:23-24

El evangelio de Juan es diferente de los otros tres porque, además de presentar una sinopsis de la vida y los hechos de Jesús, se propone demostrar la divinidad de éste. El apóstol mismo lo dice en su evangelio:

Estas cosas han sido escritas para que crean que Jesús es el Cristo, el Hijo de Dios. Crean, y tendrán vida por su Nombre.
Juan 20:31

Durante su misión en la tierra, el Hijo de Dios aseguró, con hechos y con palabras, que Él era el Cristo (el ungido de Dios). Nadie como Jesús ha dicho de sí mismo que es uno con el Padre, que Él es la verdad, que Él es el único camino, que Él es la vida eterna.

¿Quién se atrevería a decir tales cosas en sus cinco sentidos, sino Aquel a quien Dios mismo había enviado, Aquel que era desde el principio con el Padre, Aquél a quien el Creador se lo había revelado? ¿Quién se atrevería a perdonar pecados sino Aquél que podía también sanar el cuerpo y el alma? ¿Quién prometería devolver a un ser amado luego de haber muerto, sino Aquél que era la resurrección y la vida, Aquél que habría de resucitar primero, antes de la resurrección de aquellos que crean en Él?

Estas son algunas de las revelaciones que Jesús hizo sobre sí mismo, que lo colocan por encima de cualquier otro ser humano y dan cuenta de su naturaleza divina:

Yo soy la luz del mundo, el que me sigue, no andará en tinieblas, sino que tendrá la luz de la vida.
Juan 8:12

Yo soy el camino, la verdad y la vida. Nadie va al Padre sino por mí.
Juan 14:6

Yo soy el pan de vida. El que viene a mí, nunca tendrá hambre, y el que cree en mí nunca tendrá sed.
Juan 6:35

Yo soy la puerta, el que entre por mí estará a salvo; entrará y saldrá y hallará alimento.
Juan 10:9

Yo soy el buen pastor. El buen pastor da su vida por las ovejas.
Juan 10:11

Yo soy la resurrección y la vida. El que cree en mí, aunque muera, vivirá.
Juan 11:25

Yo soy la vid verdadera, y mi Padre es el labrador.
Juan 15:1

Yo soy la vid, y ustedes las ramas. El que permanece en mí y yo en él, ése da mucho fruto, pero sin mí, no pueden hacer nada.
Juan 15:5

Yo he venido al mundo como luz, para que todo el que crea en mí no permanezca en tinieblas.
Juan 12:46

La diferencia entre el cristianismo y todas las demás religiones es simplemente la fe en Cristo, la fe en su sacrificio, su cruz, su muerte y resurrección. Porque si Jesucristo no era el Hijo de Dios y fue crucificado en vano, entonces la verdad es relativa y cada quien debería creer lo que quiera, cada quien debería elegir la religión que más le convenza.

Pero si Jesús era el Cristo, el Mesías, si Jesús era Dios mismo, entonces su muerte tuvo el propósito que la Palabra de Dios nos revela que tenía, entonces hay un solo camino a Dios, y no es verdad que “todas las religiones llevan a Dios”. Jesús dijo que Él era el camino, la verdad, y la vida, y que nadie podía ir a Dios sino a través de Él.

Así que no es como nosotros creamos o queramos creer que funciona, sino como Dios mismo ha ordenado que sea. Él nos creó, Él hizo el plan para salvarnos, Él puso los medios para ello, y Él puso también las reglas. Cristo vino a revelarnos todo esto, y los apóstoles, como Juan, dejaron cuenta de ello en sus epístolas, a fin de que pudiéramos conocer el misterio de la salvación eterna. Dios puso el precio, y el precio fue la vida de Jesús (el Rey del Cielo).

Entonces: Jesús era el Hijo de Dios, era Dios mismo, o era una persona fuera de sus cabales que afirmaba serlo. Jesús murió y se quedó en la tumba, o Jesús resucitó de la tumba (como ningún otro hombre lo ha hecho). Jesús era un hombre como cualquier otro, o era el Enviado de Dios, el Cordero, el Salvador de mundo, quien sanó a miles e hizo señales y prodigios que nadie jamás ha hecho.

Todos debemos hacer una decisión al respecto, creemos o no creemos en Jesucristo. Aparte de ello, cualquier creencia, ideología o religión puede influir en nuestra conciencia, pero si Jesús es lo que dijo ser, entonces no habrá otro final para nosotros que el que Él mismo prometió:

“Al que se ponga de mi parte ante los hombres, yo me pondré de su parte ante mi Padre de los Cielos. Y al que me niegue ante los hombres, yo también lo negaré ante mi Padre que está en los Cielos”.
(Mateo 10:32 y 33)

el cristo anim 

Maleni Grider

Email Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Av. Universidad Anáhuac #13 Col. Lomas Anáhuac

                    Huixquilucan, Estado de México C.P. 52786 México

+52 (55) 2224 2070

www.somosrc.mx

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Somos RC App iOS Android

icon regnumchristi bottomup

icon redcol bottomup icon ecyd bottomup icon jfm bottomup icon manoamiga bottomup icon elarca bottomup icon whynotpriest bottomup icon semperaltius bottomup icon redanahuac bottomup icon catholicnet bottomup icon zenit bottomup icon zenit bottomup

Galerías fotográficas

 Flickr OCRI

Flickr Regnum Christi

Flickr Legionarios de Cristo

Flickr Consagradas RC

Brand Center RC

 

¡Síguenos en Redes Sociales!