“Sliding” o “Deciding”

Escrito por  Martes, 07 Marzo 2017 00:00

Por Óscar Perdiz

Hoy la mayoría ya no quiere casarse ¿Por qué?

El miedo al fracaso pesa mucho, el miedo a amar es el mal de nuestro tiempo. Otros no quieren repetir los patrones de sus padres, no creen en el amor o se resbalaron a una relación sin pensar ni decidir. Otros muchos se dejan llevar por una obstinada propaganda que endiosa el individualismo, que dice que estar solo es lo mejor para ganar más dinero y no tener que compartirlo. Todo esto lleva a nuestros jóvenes a jubilarse de la vida en plena flor de la edad, reduciendo todo a sexo sin amor y no esperar ni planear la vida con alguien. Algunas parejas alegan motivos económicos pero esto en el fondo, no es tan grave. Lo duro es que ninguna de estas situaciones ha hecho más feliz a nadie, quizá más bien lo contrario.

Hay dos modos de enfrentar el amor y en general la vida: ir resbalándose o decidir lo que uno quiere.

1. Sliding o modo resbalarse

El modo resbálese usted mismo, consiste en asumir el sexo como un fin o pura relación, estar con alguien mientras se le saque provecho, mientras me dé, mientras yo me sienta “a gusto”. Al inicio, más o menos funciona, todo amor al inicio siempre es rosa. Cada uno vive en su casa, luego se resbalan a vivir juntos, quizá porque sale más barato. Se tienen cada vez más afecto y van avanzando en la mutua entrega. Pero ésta no es fruto de una decisión explicita y deliberada, sino lo que “se va dando”. Las dos vidas se trenzan y si llegan los hijos, el lazo se vuelve más fuerte. Romperlo traería más dolores de cabeza que soluciones. Los dos nunca se eligieron, no optaron. Quien se resbala se encuentra un día con una persona con la que quizá era mejor no estar, pero ya es tarde. Lo que parecía una unión libre tenía muy poco de libre, pues le dejaron la decisión al tiempo, a las ganas y las hormonas. La relación se vuelve esclavizante.

“por mientras”

En este amor “por mientras” y “hasta nuevo aviso”, ¿se piensa en los hijos? Aunque los hubiere no hay mucha responsabilidad hacia ellos. La primera responsabilidad hacia los hijos sería la de casarse, el no hacerlo refleja la inseguridad mutua, un amor incompleto. El círculo vicioso que surge, hace la vida más difícil a los niños. Es inútil llamar matrimonio y vivir como matrimonio donde no hay tal.

2. Deciding o elegir-se

El otro modo es el de escogerse deliberadamente, decidir mutuamente ¿Hay que descubrir el hilo negro? A veces se nos olvida lo más evidente: amar es exactamente lo contrario de usar. El amor es sentimiento, enamoramiento, burbujeo, pero sobre todo es una decisión: procurar el bien para el otro: amistad y donación mutua. El amor se presenta por capas y muchos se quedan en la cáscara.

"...amistad y
donación
mutua..."

El matrimonio sigue siendo el terreno más seguro para el amor. En él se proyecta la vida entre dos, esto requiere de dialogo, de decisión y preparación, lo contrario de resbalarse. Lo natural es que el amor desemboque en el matrimonio y éste tenga su coronación en la procreación y la educación de los hijos.

En todo esto la boda es esencial: es un momento que acredita el mutuo amor. Es una meta en la vida pero sobre todo, es un punto de partida para un proyecto en común: hacer al otro el proyecto de mi vida, mi empresa y el jardín que estoy llamado a cultivar. La boda es una promesa y en esa promesa va la semilla de toda una vida entre dos. Dura un rato pero refleja una vida entera. Le da al matrimonio el carácter público y religioso que necesita: ¡no estamos solos, alguien nos acompaña en esta historia!

"...retos que vencer
con un proyecto
mutuo..."

¿Nos casamos con la persona equivocada? En el matrimonio son normales las dudas y certezas, crisis e ilusiones, discusiones, problemas económicos y grandes satisfacciones... retos que vencer con un proyecto mutuo. La persona ideal no está al inicio, sino al final de una vida entre dos.

Todos estamos hechos para amar. Pero ni el matrimonio es para todos, ni cualquier unión es un matrimonio. Resbalarse por inercia es siempre más cómodo, pero es la autopista directa a la infelicidad. También hay que decir que para quien se ha resbalado: ¡siempre hay esperanza, siempre se puede amar!

"...una gran
familia de
familias..."

Amar es sobre todo dar-se. El individualismo y la mentalidad usa y tira lleva siempre al miedo de ser usados como servilletas de papel. La obsesión por el placer produce solo tristeza y vacío como las resacas. En el fondo producen una sociedad más dominadora y prepotente, más insegura.

Estos han sido, en el fondo, los grandes temas y preocupación del pasado Sínodo de los Obispos, la Iglesia no podría estar lejos de las familias. Porque a la Iglesia la hacen cada una de las familias, en la vida diaria con sus retos y esperanzas cotidianos, siendo Ella misma una gran familia de familias.

anim sliding

 

Óscar Perdiz

Email Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Av. Universidad Anáhuac #13 Col. Lomas Anáhuac

                    Huixquilucan, Estado de México C.P. 52786 México

+52 (55) 2224 2070

www.somosrc.mx

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Somos RC App iOS Android

icon regnumchristi bottomup

icon redcol bottomup icon ecyd bottomup icon jfm bottomup icon manoamiga bottomup icon elarca bottomup icon whynotpriest bottomup icon semperaltius bottomup icon redanahuac bottomup icon catholicnet bottomup icon zenit bottomup icon zenit bottomup

Galerías fotográficas

 Flickr OCRI

Flickr Regnum Christi

Flickr Legionarios de Cristo

Flickr Consagradas RC

Brand Center RC

 

¡Síguenos en Redes Sociales!