Así vivimos la #JMJ2016

Escrito por  Martes, 09 Agosto 2016 00:00

Por Pablo Vidal García

La Jornada Mundial de la Juventud es un evento en el que millones de jóvenes católicos de todo el mundo se reúnen con el Papa para escucharlo, para convivir entre ellos y para transmitir la alegría de Cristo. Este año, la JMJ tuvo lugar en Cracovia, Polonia, para poder estar cerca de los lugares donde vivió Juan Pablo II y donde Sor Faustina pintó el cuadro de la Divina Misericordia, siguiendo la línea del Año Jubilar de la Misericordia.

La JMJ es un evento único que dura una  semana,  suele mostrarle al mundo que la Iglesia es joven, que está viva y que la juventud católica quiere y puede cambiar el sentimiento de la humanidad. Por eso, después de vivir esta gran aventura, te comparto lo que se vivió durante esos días.

Lunes 25 al miércoles 27 de Julio.

Como cada año, los tres primeros días de la JMJ sirven para que los peregrinos vayan llegando de todas partes del mundo y encuentren el lugar donde se van a alojar. Durante este tiempo se organizan visitas a los santuarios cercanos, en las mañanas se asiste a catequesis impartidas por Obispos de diferentes países y en las tardes hay conciertos y ratos de adoración en diferentes puntos de la ciudad organizadora.

Al grupo con el que iba (sección México poniente) nos tocó alojarnos en una escuela con miembros del Regnum Christi de Monterrey, Guadalajara, Bélgica e Italia, tuvimos catequesis con Monseñor Mario del Valle y pudimos asistir a Częstochowa y al Santuario de la Divina Misericordia.

Jueves 28 de Julio.

Llegó el día en el que los jóvenes le dimos la bienvenida al Papa Francisco. El evento se llevó a cabo en el parque de Błonia, cerca del centro de Cracovia. Al ir llegando, cada peregrino mostraba su boleto que indicaba la zona en la que le tocaba estar y podía pasar a acomodarse para esperar la llegada del Papa. Alrededor de nosotros había gente de Polonia, Guatemala, Estados Unidos y  otros países. Cuando llegó el Papa, algunos jóvenes le dieron palabras de bienvenida y hubo cantos y porras por parte de todos los asistentes, se vivía un ambiente de alegría como nunca antes lo había experimentado.

Después de leer el Evangelio, el Papa Francisco se dirigió a los jóvenes diciendo que estaba feliz de que estuviéramos reunidos para celebrar la fe, celebrar que Jesús está entre nosotros. Después dijo sentirse triste por tantos jóvenes que se jubilan desde temprana edad, que se han rendido en la vida sin empezar a jugar y por último nos recordó que la felicidad está en Jesucristo y que Jesucristo es un don, Jesucristo no se vende... ¡Jesucristo es un regalo del Padre!

Viernes 29 de Julio.

El día comenzó con las últimas catequesis y quienes habíamos asistido a las parroquias, pudimos convivir con los peregrinos de otros países. A las 14:30 pm  nos juntamos todos los miembros del Regnum Christi para tener una misa muy especial. Había miembros de todas partes del mundo y para empezar, repetimos el lema: ¡Cristo Rey nuestro, venga tu Reino! en todos los idiomas de quienes estábamos presentes. La misa fue en latín, pero con las lecturas y la homilía en varios idiomas, por último hubo cantos del coro de los franceses y algunos hermanos. Toda la misa se vivió con el ambiente característico de familia del Regnum Christi y fue una gran oportunidad de encontrarse con nuestros hermanos de otros países.

Por la tarde, de nuevo nos volvimos a encontrar con el Vicario de Cristo para rezar el Viacrucis. En cada estación se recordaba una de las obras de misericordia, se mostraba un vídeo sobre alguna asociación de la Iglesia que atendiera a esa necesidad, se leía una reflexión y se representaba la estación con bailes o pinturas. Valió mucho la pena volver a leer las reflexiones de cada estación, sobre todo ahora que seguimos en el año de la misericordia.

Al final, el Papa dirigió otro mensaje en el que se preguntó: ¿Dónde está Dios con tantos males en el mundo, con la violencia, la muerte, el abandono, la humillación? y su respuesta fue que está en las obras de misericordia. Recordaba que para el apóstol, la única respuesta al mal del mundo es servir: "El que no vive para servir, no sirve para vivir y con su vida reniega a Jesucristo". Por último terminó diciéndonos que somos sembradores de esperanza en el mundo.

Sábado 30 de Julio.

El día empezó con mucha emoción, pues era el momento de peregrinar al Campus Misercordiae a unos 15 km de Cracovia, donde se llevaría a cabo la vigilia de oración con el Papa y al día siguiente la misa de clausura. Los peregrinos llevábamos cargando nuestros sleeping bags, algunos llevaban colchones y hasta tiendas de campaña para pasar la noche en el campo. Hubo que tomar un tranvía que nos acercaría al campo y después caminar hacia el lugar de la vigilia. Finalmente llegamos a la zona que nos habían asignado y acomodamos nuestras cosas para esperar la llegada del Papa.

Por la tarde, ya con Francisco presente, se expuso al Santísimo y durante la vigilia hubo varias actividades, como el testimonio de una joven siria perseguida por su fe, el de un paraguayo ex drogadicto y el rezo de la Coronilla de la Divina Misericordia. Al dar su mensaje, el Papa habló sobre el miedo y la parálisis y cómo esa parálisis hoy en día es consecuencia de los “jóvenes de sillón”, que pierden el tiempo estando cómodos en su sillón viendo la televisión o jugando videojuegos y decía: ”No estamos en el mundo para vegetar, para pasarla cómodamente, hemos venido para dejar una huella”.

Finalmente nos recordó que cuando el Señor te llama, no piensa en quién eres o lo que has hecho, sólo piensa en el amor que puedes dar ¡Jesús te proyecta al horizonte, no al museo! Por último, nos invitó a tomarnos todos de las manos, rezar juntos por la paz y nos dijo: “Tengan el coraje de enseñarle a los adultos que es más fácil construir puentes que muros”.

Después de dar la bendición y retirarse, hubo un concierto en el escenario principal y los peregrinos pudieron convivir entre ellos o descansar un rato por la noche para tener energía para el último día de la JMJ.

Domingo 31 de Julio.

Eran cerca de las 6 de la mañana cuando se encendieron las pantallas del Campus Misercordiae y sonó una música tranquila para despertar a los peregrinos que aún seguían dormidos. Poco a poco la gente se iba levantando y se preparaba para tener la misa con el Papa Francisco. Cerca de las 10:00 am ingresó en el papamóvil y se revistió para dar comienzo a la misa de clausura. En la homilía, el Papa nos recordó que en el Evangelio que habíamos leído, Zaqueo se enfrentó con tres problemas para encontrarse con Jesús: el primero, el creernos muy pequeños para encontrarnos con Cristo, el segundo, la vergüenza paralizante de nuestro pecado y el tercero, la gente alrededor nuestro que busca alejarnos de Dios. Y acabó diciendo que con nuestra vida, nosotros podemos llevar esperanza al mundo. Después de la misa se rezó el Ángelus y el Papa anunció que la próxima JMJ será en 2019 en Panamá, dando por terminada la Jornada Mundial de la Juventud Cracovia 2016.

Fue una experiencia de Cristo inolvidable para todos los que participamos en ella, tanto, que vale la pena buscar y leer todos los discursos del Papa Francisco nuevamente. Si tienen la oportunidad de ir a Panamá, no lo duden ¡Será una de las mejores experiencias que como miembros de la Iglesia podremos vivir!

 

Pablo Vidal

Email Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Av. Universidad Anáhuac #13 Col. Lomas Anáhuac

                    Huixquilucan, Estado de México C.P. 52786 México

+52 (55) 2224 2070

www.somosrc.mx

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Somos RC App iOS Android

icon regnumchristi bottomup

icon redcol bottomup icon ecyd bottomup icon jfm bottomup icon manoamiga bottomup icon elarca bottomup icon whynotpriest bottomup icon semperaltius bottomup icon redanahuac bottomup icon catholicnet bottomup icon zenit bottomup icon zenit bottomup