2. Un diálogo…, ¡de tres!

Escrito por  Jueves, 01 Septiembre 2016 00:00

P. José R. Valencia, LC

Cuando vemos un video de nosotros mismos normalmente algo nos llama la atención. Pensamos,  “¡esa no es mi voz! o… ¡yo no camino así”; normalmente la percepción que tenemos de nosotros mismos no es del todo objetiva. Por ello necesitamos siempre que alguien en quien confiemos nos ayude “desde fuera” como un tipo coach integral.

Uno de los puntos clave para un buen equipo o sección es el acompañamiento personal, cara a cara. Me refiero al diálogo del responsable de equipo o a la dirección espiritual con un sacerdote o consagrada. En México hay un sacerdote por cada 10,000 católicos. ¿Crees que todos pueden tener el lujo de tener un director espiritual? En las empresas se invierte bastante tiempo y dinero en couching o mentoring. Si tú quieres, tu dirección espiritual o diálogo pueden ser más efectivos. Te quiero dar algunos consejos para que cuando vayas a tu dirección espiritual la puedas aprovechar mejor.

1. Un diálogo de tres

Siempre acude a tu cita con la importancia de que a través de ella Dios se quiere hacer presente en tu vida. En los Evangelios Dios manda mensajes a través de intermediarios. ¿Recuerdas cuando San Pablo cae del caballo y Dios lo manda con Ananías para que lo cure? Bueno, no te preocupes si no te acuerdas… pero así es. Muchas veces Dios tiene gracias condicionadas a nuestra disposición de escucharle a través de sus representantes. No los dejes plantados, llega puntual, pero sobre todo haz un acto de fe en la presencia de Dios antes de que empieces. Yo me sigo asombrando de cómo el Espíritu Santo me ilumina para dar el consejo adecuado cuando yo no sé qué decir… Él está ahí y te llama, nos llama…

2. Con un objetivo

Todo lo que buscan tanto tu director espiritual como tú, es conocer la forma en que puedes ser más feliz. Pero feliz en plenitud y a largo plazo… a eso le llamamos la voluntad de Dios. ¿Cómo me quieres llevar por el camino pleno? ¿Qué tengo que hacer, Señor? Así que no olvides caminar hacia allá. Y la plenitud en la vida de una persona se llama santidad. ¿Santo, yo? Sí, la Iglesia afirma que todo cristiano está llamado a la santidad. De hecho, fue creado para eso… Santos con jeans y cerveza, como dijo el Papa, no te preocupes. Pero santos, hombres y mujeres viviendo en plenitud su vida como hijos de Dios, como apóstoles.

3. Con unos medios

Te recomiendo dedicar unos minutos antes de tu dirección espiritual para pensar qué medios estás poniendo y qué obstáculos encuentras para ser santo: para ser buen hijo de Dios y apóstol. Tal vez haya alguna virtud por potenciar o un defecto omnipresente en tus problemas con los demás, o tal vez te falta la chispa que enciende todo el motor: la oración. ¿sabes rezar? ¿orar? ¿contemplar? Te invito a tomar este último punto como algo esencial de todos tus encuentros con tu coach. Es todo un camino de vida, y el secreto de los grandes hombres y mujeres de todos los tiempos. Tener un fondo espiritual, que tu alma tenga un peso, un terreno sólido sobre el cual construir.

4. Que te lance al apostolado

Cuánto sueña el Papa con una Iglesia misionera, con un río de misericordia. Te invito a leer la carta del Papa: “la alegría del Evangelio” y entusiasmarte por esta misión de ser apóstoles de una nueva evangelización. En cada cita que tengas para revisar tu vida, analiza si estás en salida o si sólo te estás mirando en el espejo para ver “¿quién es la más bonita?”. Tenemos que cuidar de no enfermarnos de la auto-referencialidad, del auto-perfeccionamiento egoísta. Siempre pregúntate, “¿Qué estoy haciendo por los demás? ¿Cómo puedo ayudar de una forma trascendente?”. Es muy propio del RC hacer el bien pero buscar hacerlo de la mejor manera, de una forma eficaz. No basta combatir la pobreza, sino sus causas. No basta “jugar al apostolado”, hay que impulsar los proyectos y las instituciones que realmente hagan un cambio social.

Así que la próxima vez que vayas a tu dirección espiritual o a tu diálogo, trata de primero echar un vistazo rápido a tu alma para ver cómo te encuentras de cara al objetivo. Esto es mostrar tus actitudes de fondo de cara la santidad: aburrido, arrutinado, cansado, escéptico, animado, desbordante, disponible, lanzado, etc. y después analiza con tu coach el estado de tus medios. Y ya sabes, no te vayas sin ver cómo va tu caridad creativa y audaz por los demás, empezando por la familia y llegando a la escuela, trabajo y al apostolado en forma.

PUNTO PARA REFLEXIONAR: ¿Cómo has aprovechado hasta ahora tu posibilidad de tener un director espiritual? ¿Quieres ser santo?

VERSÍCULO PARA VIVIR: “Os daré pastores, según mi corazón” (Jer 3,15)

¡APLICA! Prepara mejor tu próxima dirección espiritual o diálogo con tu responsable. De ti depende hasta dónde quieres llegar.

 

P. José Valencia, L.C.

Email Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Av. Universidad Anáhuac #13 Col. Lomas Anáhuac

                    Huixquilucan, Estado de México C.P. 52786 México

+52 (55) 2224 2070

www.somosrc.mx

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Somos RC App iOS Android

icon regnumchristi bottomup

icon redcol bottomup icon ecyd bottomup icon jfm bottomup icon manoamiga bottomup icon elarca bottomup icon whynotpriest bottomup icon semperaltius bottomup icon redanahuac bottomup icon catholicnet bottomup icon zenit bottomup icon zenit bottomup

Galerías fotográficas

 Flickr OCRI

Flickr Regnum Christi

Flickr Legionarios de Cristo

Flickr Consagradas RC

Brand Center RC

 

¡Síguenos en Redes Sociales!