Recomendaciones para retiros de adolescentes y jóvenes

Escrito por  Jueves, 23 Junio 2016 00:00

El objetivo es encontrar los medios más eficaces para lograr que los jóvenes obtengan el fruto que produce un retiro espiritual. Que a través del retiro el joven haga una experiencia fuerte y atractiva de Cristo y que desee volver en el futuro a otro retiro.

  • En términos generales lo que se busca suscitar en los jóvenes es:
  1. Sentido de la vida ¿Qué es el hombre? ¿De dónde vengo? ¿A dónde voy?
  2. Estoy hecho para alcanzar la felicidad Creado para amar y ser amado.
  3. La misericordia de Dios.
  4. El Perdón
  5. Cristo es capaz de cambiar toda mi vida.
  6. El verdadero y más grande Amor lo encontramos en el Cristo de la cruz
  7. La resurrección, el poder de la redención. Una vida nueva de resucitado.
  8. El apostolado. Mi misión en la vida. Compromisos concretos.
  9. En resumen, se trata de “despertar” lo que está dormido, hacer circular la vida sobrenatural de la gracia por las venas de estos jóvenes.
  • Lo que se hace actualmente con los retiros:
  1. Se ha constatado que el esquema tradicional de retiro de silencio con una serie de pláticas no es el adecuado para jóvenes que no han pasado antes por un proceso de evangelización y crecimiento personal.
  2. Existe desgaste personal, un ejercicio de disciplina, se gasta mucho esfuerzo en aplicar la disciplina, poca motivación por parte de los jóvenes.
  3. Se lleva a jóvenes a ejercicios espirituales cuando no están preparados para vivirlos. No se obtiene el fruto que se debería.
  4. Los jóvenes pueden quedar con la impresión de que “los padres” están en otro mundo no comprenden ni responden a nuestra realidad.
  • Es necesario partir de un conocimiento realista de los jóvenes a los que atendemos:
  1. Imbuidos en la cultura del mínimo esfuerzo, del disfrute máximo, de la comodidad, de la sobre-exposición a los medios de comunicación (internet, Blackberry, cine, TV, IPOD, IPAD, etc.) Y muchas veces de manera simultánea.
  2. Jóvenes que no están acostumbrados a exigirse, que no tienen hábitos de reflexión, que les cuesta mucho estar más de 10 minutos en una misma actividad porque se inquietan, que no tienen el hábito de la oración mental y mucho menos del silencio, que cuestionan lo que viene de la autoridad y que muchas veces no llevan una vida de oración y sacramentos.
  3. Jóvenes que no suelen abstraer o conceptualizar, que se comunican con imágenes, que su vocabulario es limitado y pobre, experimentan gran dificultad para expresar sus ideas. Y, si no sabe ni cómo expresar sus pensamientos ¿Cómo pueden reflexionarlos?
  4. Jóvenes que ni saben ni se preguntan lo que son, que definen su vida por la capacidad de tener y disfrutar. Casi siempre esto es lo que viven en sus ambientes. Es una tendencia cultural.
  5. Imbuidos de mentalidad pragmática: ¿Esto para qué me sirve? Otorgan un alto valor al prestigio, el poder y la fama.
  6. No se tiene conciencia del pecado, se vive en una cultura de tolerancia al pecado, estructuras habituales de pecado en la sociedad, ya no está mal visto.
  • Análisis de experiencias e ideas que pueden funcionar:
  1. No caer en la comodidad del manual, hay que preparar cada retiro con dedicación.
  2. Para cada retiro se requiere planeación: análisis, conocer a la gente que participa y sentarse a pensar cuál es la mejor manera de trabajar con ellos.
  3. El retiro es un paso que forma parte de un proceso, se requiere constancia, atención, antes y después del retiro. Tener un objetivo claro para cada retiro (p.e. que se confiesen o que se incorporen).
  4. Motivación para vivir cada momento del retiro y explicar cómo se vive (por ejemplo se les dice qué hacer en el silencio).
  5. Adaptarnos al público meta y no querer que el público se adapte a nosotros.
  6. Entender que es un proyecto a largo plazo. No da resultados inmediatos.
  7. Muy personalizado (grupos pequeños siempre que sea posible), no estandarizar.
  8. No dar por hecho que el joven entiende la vida espiritual, explicar “con peras y manzanas” cada etapa y actividad del retiro, sin que se sientan tratados como tontos.
  9. Darles herramientas para el silencio:
    1. Papel, lecturas, imágenes, algo palpable.
    2. Motivación para vivirlo (a su nivel).
    3. Frases en la pared, etc.
  10. Motivación.
  11. Confesión, meta y gran gancho. Ejercicio de la hoja confesión general y quemada (en un retiro de prepa). Descubrir la fuerza del perdón.
  12. Que el retiro sea exigente porque la fe es exigente, pero como un reto que se comprende y se acepta. Retar para subir de un peldaño al siguiente peldaño. La exigencia en las cosas que tienen fondo y no tanto en la forma; revisar cosas que a veces se piden y que no tienen tanto sentido.
  13. No querer replicar la disciplina, motivación y formas de los centros legionarios. No son almas consagradas.
  14. Todo debe tener un sentido, tener los porqués de todo lo que se hace en el retiro. Que se les haga ver el por qué de todo lo que se hace.
  15. Buscar experiencias, no sólo pláticas (caminata eucarística, adoración bien preparada, involucrar los sentidos, vivencial). Por ejemplo el balance del día sentados frente a la playa cada uno viendo al mar y al día siguiente se les pide repetir pero ahora hacerlo delante de Dios. Díselo ahora a Dios en oración y de rodillas.
  16. Preparación del retiro específicamente para el grupo que se lleva.
  17. Que las actividades no les hagan sentir tontos o infantiles, o que se sientan subestimados. Debe sonar a reto, a crecimiento, a tratarlos como gente madura e inteligente. Trátalos como quieres que se comporten. Por ejemplo no abusar de rallies y actividades por el estilo en edades de secundaria y prepa.
  18. Enseñar a orar, no que veas al orador sino que se dirija la atención al Objeto de la oración. Preparar el lugar que ayude a rezar, una buena imagen de Cristo, de María. Uso de imágenes. Ir guiando los pasos. Taller de oración. Enseñar a orar.
  19. Saber cortar la predicación, no alargar innecesariamente, especialmente si no se ha preparado bien la predicación.
  20. Ser positivos, no abusar de hacerles sentir mal, que brille la misericordia. Ese debe ser el cierre, muy esperanzador.
  21. Cierre que haga ver el fruto, muy persuasivo. Invitando a la acción.
  22. La misa prepararla muy bien, no es una actividad más. Lectores, cantos, todos los elementos. Quizá sea mejor el sábado en la tarde después de que se han confesado para que puedan comulgar y vivir muy bien la misa.
  23. Buenos predicadores y buena predicación.
  • Conclusiones:

Se pueden agrupar las aportaciones en los siguientes puntos elementales a trabajar:

  • Motivación.
  1. La motivación más fuerte es la vivencial (que sea una gran experiencia).
  2. Ponderar el porqué de cada cosa que se hace y que se entienda el valor de las mismas.
  3. Presentar el reto (alcanzables y realistas).
  4. Motivaciones en positivo. Que no se sientan juzgados. Que no sientan que se les ponen etiquetas.
  5. Motivación personalizada a cada alma.
  6. Llevar a las personas de un nivel al siguiente.
  7. Generar confianza.
  8. Ponderar lo positivo en cada persona y en el retiro.
  9. Pureza de intención. No busco que el retiro salga, cumplir, llevar a los chicos. Busco el bien de cada alma.
  10. Hacer que ellos mismos se evalúen y confiar en ellos.
  1. Evitar lugares cerrados, mejor al aire libre.
  2. Aportaciones de ellos.
  3. El primer balance afuera y sin verse las caras para que no estén examinándose unos a otros.
  4. Segunda noche: si ayer lo hiciste en el campo, ahora hazlo delante de Dios.
  5. Análisis de público y preparación.
    1. Personalizado
    2. Gradual par adejar todo ahí antes de entrar al rosario. Frases de Santa Teresa de Calcuta,etc
    3. Con una meta específica.
  6. Reto exigente que lleve a una meta concreta.
    1. Profesionalidad
    2. Tiempo para la preparación.
  7. Experiencias de oración, aprender a rezar, vivencial.
    1. Cuadernillo. con hoja en blanco
    2. Mesas de discusión (como mesa redonda pero…)
    3. Generar confianza.
    4. Símbolos, imágenes (p.e. la vela que se pasa a otro, le ofrezco mis esfuerzos).
    5. No tener miedo a experimentar, innovar.
  8. Buena predicación.
  9. Taller de Oración. Que no sean pláticas sino enseñar a orar.
  10. Predicadores de calidad y con recursos de apoyo.

Por Catholic.net

Autores varios

Email Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Av. Universidad Anáhuac #13 Col. Lomas Anáhuac

                    Huixquilucan, Estado de México C.P. 52786 México

+52 (55) 2224 2070

www.somosrc.mx

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Somos RC App iOS Android

icon regnumchristi bottomup

icon redcol bottomup icon ecyd bottomup icon jfm bottomup icon manoamiga bottomup icon elarca bottomup icon whynotpriest bottomup icon semperaltius bottomup icon redanahuac bottomup icon catholicnet bottomup icon zenit bottomup icon zenit bottomup