Las vacaciones con Dios

Escrito por  Viernes, 14 Julio 2017 00:00

Por Pablo Pérez de la Vega

Estamos iniciando un periodo donde las familias aprovechan estos días para tomar algunos días de descanso. Quiero retomar el Génesis 2, 3-3 para introducir este texto:

“Y acabó Dios en el día séptimo la obra que hizo; y reposó el día séptimo de toda la obra que hizo. Y bendijo Dios al día séptimo, y lo santificó, porque en él reposó de toda la obra que había hecho en la creación”.

¡Qué importante es el descanso! Sobre todo en estos tiempos donde vivimos acelerados tratando de ser multifuncionales. El otro día me llamó la atención un estudio hecho a jóvenes donde tenían que escribir cuántas horas al día le dedican al estudio, a dormir, a descansar, a ver televisión, a convivir con la familia y amigos, etcétera. Lo curioso fue que al sumar todo, el resultado fue de 32 horas diarias.

Esto nos habla de un desgaste de la persona por tratar de estar en todo, de vivir acelerado cumpliendo todos los objetivos que se proponen y que el mundo actual exige.

Pero es indispensable, por lo menos descansar una o dos semanas al año. Y la idea es desconectarse de todo para lograrlo… De todo menos de Dios.

Y con las vacaciones los horarios cambian, las costumbres y hábitos se rompen, pero ¡Qué indispensable es estar cerca de Dios en las vacaciones! Sobre todo porque podemos dedicar más tiempo de cercanía y reflexión. Es por ello que propongo 5 acciones concretas para mantenerse cercano a Dios.

  1. Recordar a Dios por las mañanas. Es verdad que en las vacaciones los horarios son diferentes, dormimos más tarde, despertamos más tarde. Pero es importante que a la hora de despertar cerremos los ojos y agradezcamos a Dios por un nuevo día. Le dediquemos de 5 a 10 minutos antes de iniciar actividades.
  2. Visitar la Eucaristía. En cualquier viaje que hagamos, es importante ubicar alguna Iglesia y visitar al Santísimo. Además de hacer una pausa en nuestro viaje, podemos tener unos momentos de reflexión y cercanía con Dios. Se puede aprovechar para conocer y admirar la Iglesia. Es recomendable saludar al párroco y preguntarle sobre la historia de esa Iglesia. Nos servirá también como paseo cultural.
  3. Si las vacaciones coinciden con el domingo, buscar una Iglesia cercana con horarios de misa. Agendar ese día con la familia el poder asistir a la celebración eucarística. Lo más recomendable es hacerlo durante la mañana ya que si lo dejamos para la tarde, puede que el cansancio del día nos tiente a no asistir.
  4. Orar en familia. Buscar momentos de recogimiento para agradecer a Dios el periodo vacacional, la unidad familiar, el tiempo de descanso. Estos momentos pueden ser en el hotel, en alguna iglesia cercana o antes de cada alimento.
  5. Oraciones de la noche. Al concluir el día es muy importante agradecer a Dios y ponerse en sus manos. Hacer un balance del día que concluye. Esto puede ser cerca del mar o en alguna vista donde podamos admirar la creación de Dios.

Con estas sencillas acciones podemos tener presente a Dios en nuestras vacaciones.

Ahora solo queda disfrutar el tan merecido tiempo de descanso.

block 3

Pablo Pérez de la Vega

Email Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Av. Universidad Anáhuac #13 Col. Lomas Anáhuac

                    Huixquilucan, Estado de México C.P. 52786 México

+52 (55) 2224 2070

www.somosrc.mx

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Somos RC App iOS Android

icon regnumchristi bottomup

icon redcol bottomup icon ecyd bottomup icon jfm bottomup icon manoamiga bottomup icon elarca bottomup icon whynotpriest bottomup icon semperaltius bottomup icon redanahuac bottomup icon catholicnet bottomup icon zenit bottomup icon zenit bottomup