¿Es Jesús realmente el Señor de tu vida?

Escrito por  Jueves, 08 Junio 2017 00:00

Por Maleni Grider

De que Jesús es el Señor del universo, no hay duda. Hoy más que nunca las profecías bíblicas en los libros de Daniel, Ezequiel, Isaías, Apocalipsis, etcétera, se vuelven el foco de la cristiandad, dados los eventos que estamos viendo ante nuestros ojos. Creemos que Cristo es el Mesías, el Salvador enviado por Dios, el Hijo de Dios. Aquel que dio su vida por la humanidad, a fin de que pudiéramos alcanzar salvación y abrir para nosotros el camino directo al Padre ("Yo soy el camino, la verdad y la vida. Nadie va al Padre sino por mí" Juan 14:6).

A pesar de los ateos, escépticos, agnósticos, incrédulos, Cristo es el Rey. Dios lo coronó luego de levantarlo de la muerte. Su sacrificio fue suficiente para destruir las obras de la muerte, perdonar nuestros pecados pasados, presentes y futuros, traer sanidad a nuestras almas y nuestros cuerpos, y darnos una nueva vida lejos de las tinieblas del pecado, en santidad, justicia y dignidad.

"...Dios hoy
nos pide fe..."

Lo único que hoy Dios nos pide es fe. Creer. Creer en su Hijo y en las obras que Él hizo, pues fue el mismo Creador quien impartió su Espíritu en Jesús siendo hombre, para que el Reino de Dios pudiera ser establecido en la tierra. Jesús fue un milagro viviente desde el momento de su concepción (antes de eso Él ya reinaba en el universo), su naturaleza divina, su unidad con el Padre y con el Espíritu quedaron demostradas en las grandes señales y prodigios que Él realizó, y con la gran revolución que se levantó en el mundo de las tinieblas, cuando los demonios se agitaban y se estresaban ante su paso.

Después de su aparición y su partida, Jesús vuelve a reinar, y pronto regresará, pero esta vez como juez, como el León de la tribu de Judá, para juzgar a las naciones y cumplir todo lo que ha prometido a quienes creen en su nombre. Cada vez estamos más cerca de su segunda venida. Los hechos alrededor del mundo nos hablan de las señales que Jesús nos advirtió (Mateo 24). Las profecías bíblicas son parte del plan de Dios para la humanidad. Nadie puede alterar dicho plan. Nadie puede agregar o quitar una sola letra, un solo tilde a su Palabra. Dios juzgará a vivos y muertos, y cada uno irá al lugar que le corresponda, de acuerdo a su fe y a sus obras.

"...el primer
lugar de
nuestro día..."

Creemos en Jesús, pero, ¿es Jesús realmente el Señor de nuestra vida? Le dejamos actuar, dirigir y gobernar nuestra mente, nuestras emociones, nuestros cuerpos, nuestras decisiones, movimientos y acciones. Al llamarlo Señor estamos declarando que Él está por encima de nosotros mismos, por encima de nuestros deseos y creencias personales, por encima de nuestra cultura y nuestra historia familiar, por encima de nuestra carrera laboral y nuestros títulos personales, incluso por encima de nuestras posesiones, y también significa que debemos someter nuestras propias ideologías a su doctrina, porque la luz siempre debe prevalecer ante las tinieblas, pero si no damos lugar a la luz, si nos resistimos a dejar que la luz ilumine nuestra propia vida y nuestra casa, ¿cómo podremos confesar que Jesús es nuestro Señor?

Si seguimos tomando nuestras decisiones sin tomarlo en cuenta, sin siquiera voltear a verlo en los eventos  más importantes de nuestra existencia, ¿será de verdad Él el Señor de nuestra vida y nuestro corazón? Quizás una larga lista de personas y cosas habitan y llenan nuestro corazón antes que Jesús. Quizá Jesús es sólo una idea religiosa para nosotros pero no un amigo cercano, no nuestro Maestro, no quien ocupa el primer lugar de nuestro día, no Aquel a quien acudimos en toda situación.

"...Él conoce a
sus ovejas..."

El Mesías dijo a sus discípulos que Él conoce a sus ovejas y éstas le conocen. ¿Podemos reconocer su voz claramente? ¿Sabemos cuándo Él nos habla? ¿Mantenemos una relación diaria, intensa, orgánica y creciente con Él? Porque después de todo, Él más que nadie sabe si lo amamos, si lo deseamos, si para nosotros Él es el que reina y no nuestro  propio ego. Miremos dentro de nosotros hoy que todavía es el día de la gracia. Asegurémonos que estamos dando lugar a su Reino para que cuando Él venga no tengamos que alejarnos avergonzados.

"Cuando el Hijo del Hombre venga en su gloria rodeado de todos sus ángeles, se sentará en el trono de Gloria, que es suyo. Todas las naciones serán llevadas a su presencia, y separará a unos de otros, al igual que el pastor separa las ovejas de los chivos. Colocará a las ovejas a su derecha y a los chivos a su izquierda. Entonces el Rey dirá a los que están a su derecha: «Vengan, benditos de mi Padre, y tomen posesión del reino que ha sido preparado para ustedes desde el principio del mundo" 
(Mateo 25:31-34)

el senor de tu vida anim

Maleni Grider

Email Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Av. Universidad Anáhuac #13 Col. Lomas Anáhuac

                    Huixquilucan, Estado de México C.P. 52786 México

+52 (55) 2224 2070

www.somosrc.mx

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Somos RC App iOS Android

icon regnumchristi bottomup

icon redcol bottomup icon ecyd bottomup icon jfm bottomup icon manoamiga bottomup icon elarca bottomup icon whynotpriest bottomup icon semperaltius bottomup icon redanahuac bottomup icon catholicnet bottomup icon zenit bottomup icon zenit bottomup