La alegría de María se escribe con tres “erres”

Escrito por  Lunes, 15 Mayo 2017 00:00

Por Fernando de Navascués

Decía la Madre Teresa de Calcuta que:

“La alegría es oración.
La alegría es fuerza.
La alegría es amor.
La alegría es una red de amor con la que podemos ‘cazar’ almas”.

Y como suele ser habitual en los santos, no le faltaba ni un punto de razón. La Pascua es el momento en el que los cristianos, de una forma extraordinaria, celebramos la resurrección de Cristo. Por eso, en este tiempo litúrgico, en la Iglesia, la alegría se desborda. Y en un mundo necesitado de esperanza, un mundo que es un “valle de lágrimas”, lo que más se necesita es el mensaje alegre de la Pascua.

Nos preocupa, mucho y con razón, la secularización de nuestras culturas, y encontramos culpables hasta debajo de las piedras. Pero quizá nos falte preguntarnos si este mensaje de Pascua ha llegado a nosotros mismos, si nos lo creemos, nos hace alegres y nos hacemos sus mensajeros ante los demás.

Intentamos “cazar” almas para Cristo, como decía la Madre Teresa, y para ello organizamos encuentros, congresos, publicamos libros, montamos fiestas, recorremos medio mundo haciendo maravillas… Ahora bien, ¿y vivimos alegres y transmitimos alegrías? San Pablo nos lo pide: "Estad siempre alegres en el Señor; os lo repito, estad alegres” (Filipenses, 4, 4).

María, seguro, sí es modelo de alegría. De hecho existe la advocación “Nuestra Señora de la Alegría”, una advocación mariana que en este tiempo litúrgico de Pascua la Iglesia lo recuerda, ¡lo reza!, a diario en el Regina Coeli:

Reina del cielo, alégrate, Aleluya.
Porque el Señor, a quien has llevado en tu vientre, Aleluya.

Ha resucitado según su palabra, Aleluya.
Ruega al Señor por nosotros, Aleluya.

Goza y alégrate Virgen María, Aleluya.
Porque en verdad ha resucitado el Señor, Aleluya.

Oremos: Oh Dios, que por la resurrección de tu Hijo, Nuestro Señor Jesucristo, has llenado el mundo de alegría, concédenos, por intercesión de su Madre, la Virgen María, llegar a los gozos eternos. Por Jesucristo Nuestro Señor. Amén.

Las palabras de la Madre Teresa decían también que alegría es amor y que alegría es fuerza. No existe mejor resumen del Evangelio en tan sólo seis versos, no hay mejor síntesis de la fe que en ellos y es difícil expresar mejor la relación de amor y fuerza entre María y su Hijo que en esta oración. Una alegría de la que participa la Iglesia entera, que se reza litúrgicamente tres veces al día, en la mañana, en el mediodía y al atardecer, como forma de consagrarle la jornada entera y participar de esa alegría de la Madre dichosa.

Se trata de una alegría con las tres “erres”: rompedora, renovadora y restauradora, que nos convierte al corazón resucitado de Cristo y nos hace sus apóstoles.

Sofronio, un monje del siglo VII que llegó a ser Patriarca de Jerusalén, alababa de forma admirable esa alegría mariana:

Salve, madre de la alegría celeste.
Salve, tú que alimentas en nosotros un gozo sublime
Salve, sede de la alegría que salva,
Salve, tú que nos ofreces la alegría perenne,
Salve, místico lugar de la alegría inefable,
Salve, campo dignísimo de la alegría indecible.
Salve, fuente dichosa de la alegría infinita,
Salve, tesoro divino de la alegría sin fin,
Salve, árbol umbroso de la alegría que da vida,
Salve, Madre de Dios, no desposada,
Salve, oh Virgen, después del parto integérrima,
Salve, espectáculo admirable,
Por encima de todo prodigio.
¿Quién podría describir tu esplendor?
¿Quién podría referir tu misterio?
¿Quién sería capaz de proclamar tu grandeza?
Tú has adornado la naturaleza humana,
Tú has superado a las legiones angélicas...
Tú has superado a toda criatura...
¡Salve, oh llena de gracia!

anim alegria maria

Fernando De Navascues

Email Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Av. Universidad Anáhuac #13 Col. Lomas Anáhuac

                    Huixquilucan, Estado de México C.P. 52786 México

+52 (55) 2224 2070

www.somosrc.mx

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Somos RC App iOS Android

icon regnumchristi bottomup

icon redcol bottomup icon ecyd bottomup icon jfm bottomup icon manoamiga bottomup icon elarca bottomup icon whynotpriest bottomup icon semperaltius bottomup icon redanahuac bottomup icon catholicnet bottomup icon zenit bottomup icon zenit bottomup