Y después de las megas, ¿qué?

Escrito por  Martes, 02 Mayo 2017 00:00

Por Leslie Chayeb

¡Qué alegría recordar la misa del Domingo de Resurrección después de las misiones! ¡Felicidad! ¡Abrazos! ¡Gritos! !Intercambio de paliacates! ¡Miles de fotos con mensajes de esperanza que resumían la experiencia de las misiones!

Al día siguiente algunos tuvieron un aterrizaje forzoso a clases o al trabajo, otros tuvieron la semana de Pascua para recuperar energías. ¿Y ahora qué? Lo más común es que al regresar a nuestras actividades ordinarias la experiencia de misiones quede encapsulada en fotos o en "recuerdos bonitos”. Sin embargo, en las misiones vivimos algo más que un recuerdo. Las misiones no fueron un viaje, fueron un tiempo de gracia de Dios. Recibir la Eucaristía, el sacramento de la penitencia, la Adoración al Santísimo el jueves santo, el Viacrucis, las actividades de la noche en equipo, el amor de Dios en las personas de las comunidades etcétera.

"...un tiempo
de gracia
de Dios..."

Todo esto no se puede guardar en un cajón. La gracia de Dios nos vivifica, nos da paz y fuerza. Nos dinamiza y nos lanza para ser personas nuevas. Dios te llenó de su amor en misiones y ahora es tiempo de responder. Pero… ¿Por qué no se experimenta a Dios en la vida ordinaria igual que en las misiones? ¿Acaso Dios nos ama más en misiones?

El amor de Dios  no es como el nuestro que es cambiante, inconstante y condicionado. Su amor se mantiene siempre fiel. Dios no te ama más en misiones ¡Siempre te ama muchísimo! Lo que pasa es que en misiones tú te haces más capaz de percibir su amor. En misiones te desconectas de tu rutina, rezas, vives la caridad, y te sabes instrumento de Dios.

"...te sabes instrumento de Dios..."

Si quieres responder a la gracia de Dios que recibiste en misiones, sigue rezando, sigue viviendo la caridad y vive todo consciente de que eres su instrumento donde quiera que estés.  Para ello, busca tener unos minutos todos los días para tu oración, baja aplicaciones y música que te pueda ayudar. Con tu oración harás de tu rutina un santuario donde te puedas encontrar con Él.

Detente unos momentos en la Iglesia más cercana a saludar a tu Mejor Amigo. Acude al centro del Regnum Christi de la sección con la que fuiste de misiones y ve los jueves a la Hora Eucarística. Pregunta por los cursillos de verano e inscríbete. Busca al Padre o a la consagrada con la que platicaste en misiones y pídele que te oriente para escoger los mejores medios para responder a la gracia de Dios que recibiste. Mantente en contacto con tu responsable y tu equipo de misiones. Ellos tienen las mismas preguntas que tú.

¡No te enfríes! ¡No dejes que la gracia de Dios pase! En estas semanas recuerda que te toca a ti y de ti depende poner todos los medios para seguirte encontrando con Él.

anim despues de megas

Leslie Chayeb

Email Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Av. Universidad Anáhuac #13 Col. Lomas Anáhuac

                    Huixquilucan, Estado de México C.P. 52786 México

+52 (55) 2224 2070

www.somosrc.mx

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Somos RC App iOS Android

icon regnumchristi bottomup

icon redcol bottomup icon ecyd bottomup icon jfm bottomup icon manoamiga bottomup icon elarca bottomup icon whynotpriest bottomup icon semperaltius bottomup icon redanahuac bottomup icon catholicnet bottomup icon zenit bottomup icon zenit bottomup