Pedir perdón, una promesa de cambio

Escrito por  Lunes, 06 Marzo 2017 00:00

Por Maleni Grider

Te has preguntado alguna vez: “¿Por qué no obtengo respuesta a mi oración?” Puede haber varias causas, pero las más comunes son:

-La falta de santidad en tu vida. Es decir: si en tu vida hay todavía un hábito constante hacia el pecado, lo más seguro es que no puedas conectarte a la fuente de toda gracia, favor y abundancia.

-La falta de perdón. Si no has podido perdonar a alguna persona, esto puede impedir que Dios conceda las peticiones de tu corazón.

-Problemas matrimoniales. Cuando los esposos están en desacuerdo y no andan en amor y armonía, sus oraciones son “estorbadas”, de acuerdo al apóstol Pedro (1 Pedro 3:7).

-La vana palabrería. Cuando, en vez de orar con el corazón, la persona sólo emite palabras vacías, sin sentido espiritual, repetitivas o faltas de sinceridad.

 

La segunda razón que mencionamos puede ser un buen pretexto para el tema que quiero abordar en este comentario. Hablamos mucho de la responsabilidad que todos tenemos de perdonar, no una sino hasta setenta veces siete, según nos lo demandó el Señor Jesucristo. Pero, ¿qué hay del compromiso que se adquiere al pedir perdón y ser perdonado?

Si bien, el no perdonar es condenado por Dios y trae grandes consecuencias a nuestra vida, es sensato asimismo considerar el otro lado de la moneda: la responsabilidad de quien comete el error y pide perdón. ¿Te suena familiar eso de “perdóname si es que te hice daño”? Cuando alguien que nos lastimó viene a nosotros con ese tipo de frase, y no muestra un arrepentimiento genuino, nuestro perdón puede pasar a segundo término en el proceso de restauración.

Para que la reconciliación se lleve a cabo, es necesario perdonar, estamos de acuerdo. Sin embargo, es también necesario que quien cometió la falta se arrepienta y se duela de haber lastimado a otro ser humano, especialmente si se trata de un ser querido. Pero resulta que, a veces, las personas no sienten culpa ni reconocen sus errores cabalmente; sólo piden disculpas para salir de aprietos, para evitar la confrontación, para evadir las consecuencias de sus actos, para hacerse pasar por personas justas y responsables, o para dar por su lado a otros. Incluso, en ocasiones pueden inyectar una buena dosis de cinismo a su forma de pedir “perdón”.

"...Pedir perdón
implica un
compromiso..."

Esto dificulta, para quien debe perdonar, el hecho de volver a confiar o empatizar con quien cometió la falta. El arrepentimiento debería de ser lo más relevante en el momento de la reconciliación, pero, si éste no es verdadero, entonces el que perdonemos sinceramente no evitará que la otra persona quizá vuelva a cometer la misma ofensa. Libraremos nuestra alma del resentimiento al perdonar, pero el agresor no resolverá su problema si no se produce en él un cambio verdadero. Por lo tanto, la relación no será completamente restaurada, sino sólo de manera parcial.

Pedir perdón implica un compromiso, y no sólo un acto de contrición. Arrepentirse es cambiar de dirección, estar dispuesto a la transformación, hacer un esfuerzo serio y suficiente para no cometer la misma falta. Cuando alguien te dice que lo siente, pero vuelve a cometer la misma ofensa una y otra vez, o te dice “perdóname si te hice daño”, está implicando que existe la posibilidad de que no hizo nada malo, es decir, que no cometió ninguna falta, que no estaba equivocado, y que sus palabras no provienen de un corazón acongojado sino orgulloso.

Pedir perdón debe incluir una promesa, la de la no reincidencia. Todos podemos equivocarnos más de una vez, pero ¡cuidado!, esto puede llevarnos a faltas más graves, o a lastimar tanto a alguien que perdamos definitivamente su afecto. Pedir perdón debe implicar arrepentimiento genuino, humildad, honestidad, y un deseo de cambio. Pedir perdón lleva implícito un compromiso hacia la otra persona. Perdonemos de corazón, y recibamos perdón con madurez.

 anim pedir perdon 

Maleni Grider

Email Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Av. Universidad Anáhuac #13 Col. Lomas Anáhuac

                    Huixquilucan, Estado de México C.P. 52786 México

+52 (55) 2224 2070

www.somosrc.mx

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Somos RC App iOS Android

icon regnumchristi bottomup

icon redcol bottomup icon ecyd bottomup icon jfm bottomup icon manoamiga bottomup icon elarca bottomup icon whynotpriest bottomup icon semperaltius bottomup icon redanahuac bottomup icon catholicnet bottomup icon zenit bottomup icon zenit bottomup