Tres veces la traición; tres veces la encomienda

Escrito por  Miércoles, 22 Febrero 2017 00:00

Por Maleni Grider

Entonces Jesús les dijo: “Todos ustedes caerán esta noche: ya no sabrán qué pensar de mí. Pues dice la Escritura: Heriré al Pastor y se dispersarán las ovejas. Pero después de mi resurrección iré delante de ustedes a Galilea”. Pedro empezó a decirle: “Aunque todos tropiecen, yo nunca dudaré de ti”.  Jesús le replicó: “Yo te aseguro que esta misma noche, antes de que cante el gallo, me habrás negado tres veces”. Pedro insistió: “Aunque tenga que morir contigo, jamás te negaré”. Y los demás discípulos le aseguraban lo mismo.

Mateo 26:31-35

Todos sabemos que Pedro negó a Jesús tres veces. El Señor, en uno de los momentos emocionales e impulsivos del discípulo, le advirtió que así ocurriría antes de que cantara el gallo. Cuando Cristo fue arrestado, Pedro lo siguió hasta el lugar a donde lo llevaron. Como pudo, y con ayuda de Juan, Pedro pudo entrar al patio del sumo sacerdote.

Asustado por lo que estaba aconteciendo, Pedro rondó el lugar y se acercó a una fogata rodeada por gente del lugar. Ése fue su error, mezclarse con los enemigos de su Señor. Muy pronto, algunas personas lo reconocieron y lo señalaron como “uno de ellos” (de los amigos de Jesús). Pedro entró en pánico y negó conocer a su Maestro. Lo hizo tres veces, porque la gente empezó a alborotarse alrededor de él para acorralarlo. Enseguida cantó el gallo.

“Pedro,
¿me amas?”

Si Pedro se hubiera mantenido apartado del mundo, en oración, quizá no hubiera sido identificado y acusado. Pero su humanidad, su propio temor y el mezclarse con el gentío fue el lugar propicio para su caída. Al darse cuenta de su traición, dicen los evangelios que el discípulo lloró amargamente, pues recordó las palabras de Jesús. Puedo imaginar que debió haber traído a la memoria su mirada, y el énfasis con el que le aseguró que lo negaría. Jamás esa imagen pudo ser olvidada por Pedro.

Más tarde, Jesús resucitado le preguntó a Pedro: “Pedro, ¿me amas?” El discípulo, quien ya se había arrepentido y recibido el perdón de su Señor, contestó: “Sí, Señor, tú sabes que te quiero”. Y Cristo le dijo: “Apacienta mis ovejas”. Este mismo diálogo el Señor lo repitió tres veces, de modo que Pedro empezó a sentirse triste. Quizá el Salvador hizo esto para hacer reflexionar al apóstol sobre qué tanto amaba a Jesús y confirmar la forma en que ese hombre impulsivo, pero de buen corazón, iba a ser un gran siervo de Dios.

"Sin Jesús,
nada podemos
hacer..."

Fueron tres veces las que Pedro negó a Jesús, y fueron tres veces las que éste le hizo la misma pregunta al apóstol. Pero ¿cuántas veces habremos nosotros negado la cruz de nuestro Señor ante los hombres? ¿Estamos seguros de que podremos seguir a Jesús y pagar el precio de la fe?

Pedro creía que su fe en Jesús era inquebrantable, y se sentía fuerte cuando estaba con él, pero al estar solo se dio cuenta de que era mucho más débil de lo que pensaba. Asimismo, nosotros pensamos que no caeremos nunca, que nuestra fe es a prueba de todo. Pero esto sólo produce una falta de humildad traicionera. Sin Jesús, nada podemos hacer, lo necesitamos para todas las empresas de nuestra vida. La humillación, la vergüenza y la culpa llevaron a Pedro al arrepentimiento y a una mejor opinión de sí mismo, además de una mayor entrega al Señor.

Al final de su carrera apostólica, Pedro murió por su Señor, como un mártir de la fe, después de haber anunciado el camino de la salvación a judíos y gentiles. ¿Cuál será ese destino que Dios ha preparado para cada uno de nosotros, en el que podremos darle gloria? ¿En verdad moriremos a nosotros mismos y viviremos por Él? Un buen comienzo es evaluarnos de manera objetiva y pedirle a Cristo que nos fortalezca y nos afirme en la fe de su nombre.

anim 3 veces

Maleni Grider

Email Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Av. Universidad Anáhuac #13 Col. Lomas Anáhuac

                    Huixquilucan, Estado de México C.P. 52786 México

+52 (55) 2224 2070

www.somosrc.mx

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Somos RC App iOS Android

icon regnumchristi bottomup

icon redcol bottomup icon ecyd bottomup icon jfm bottomup icon manoamiga bottomup icon elarca bottomup icon whynotpriest bottomup icon semperaltius bottomup icon redanahuac bottomup icon catholicnet bottomup icon zenit bottomup icon zenit bottomup