Y se pusieron en camino

Escrito por  Martes, 16 Agosto 2016 00:00

Por Maria Corina Ferreres

Experiencia de la Convención Internacional del Regnum Christi

El pasado 30 de mayo, 80 personas, todas muy distintas, pero con algo muy fuerte en común, nos reunimos en Roma para avanzar en un proceso con 3 objetivos concretos:

- Profundizar en un carisma

- Renovar el fuego de una misión

- Revisar un documento

Por pura gracia divina y por estar en el lugar y momento indicado, Dios me otorgó el regalo de poder ser uno de los delegados en la Convención Internacional del Regnum Christi, representando al Territorio de Venezuela.

Expresar en palabras una experiencia no siempre es fácil. Sin embargo he descubierto que aunque las palabras se queden cortas, la gracia siempre suple nuestras limitaciones y es el Espíritu Santo el que logra transmitir lo que nosotros -con poca habilidad pero mucho amor- queremos compartir con nuestros hermanos.

Entre reuniones plenarias, discusiones grupales, comidas en familia y largas noches de plática, los participantes de la Convención vivimos 5 días en el Pontificio Colegio Internacional Maria Mater Ecclesiae (PCIMME) que para mí fueron inolvidables.

Muchos me han preguntado, ¿pero qué hicieron allá? ¿A qué conclusiones llegaron?

Más allá de los números estatutarios, las votaciones y los cambios al documento de trabajo, ésta es mi respuesta:

1. El Corazón de Cristo late y arde en el corazón del Regnum Christi:

Cristo está al centro de nuestras vidas. El Cristocentrismo no es un término que nos pareció bonito y por eso ha perdurado en el tiempo, no. Cristo arde en el corazón de los miembros del Regnum Christi y lo puedes ver tangiblemente en sus acciones, palabras y miradas. El sentir de los participantes de la Convención era ése. Ahí todos estábamos por un Hombre, que en algún momento de nuestras vidas nos llamó y nos invitó a seguirlo y a trabajar por Él. Sólo por Él estábamos ahí y por Él estamos dispuestos a darlo todo.

“El Cristocentrismo constituye la característica fundamental y específica de la espiritualidad del Regnum Christi. Los miembros encuentran, experimentan y aman a Cristo en el Evangelio, la Eucaristía, la cruz y el apostolado. Bajo la acción del Espíritu Santo, se revisten de Cristo para que Él sea el criterio, centro y modelo de su vida.”

* Borrador de Números Estatutarios para los miembros laicos: número 7

2. Nuestra misión: estar en movimiento

Somos un Movimiento católico que busca la instauración del Reino de Cristo entre los hombres. Lo hacemos a través de nuestra santificación personal y el apostolado. Por eso nos llamamos apóstoles de Cristo, que inspirados por el espíritu militante de San Pablo, estamos en una “…batalla sobrenatural que se libra con armas sobrenaturales, como la oración, el ayuno y la abnegación, la penitencia en la vida personal de cada cristiano y en el trabajo de evangelización.”

* Borrador de Números Estatutarios para los miembros laicos: número 10

3. Somos una familia:

La comunión tampoco se quedó sólo en palabras -la vivimos en carne propia- y en la Convención era parte de un sentir común. La convivencia entre las ramas (sacerdotes, consagradas, consagrados y laicos) y el trabajo en equipo, le dieron vida al proceso y todos nos sentíamos como en casa, entre hermanos.

"Ser familia" es parte de nuestra identidad y motor de nuestra misión. Juntas, todas las ramas, estamos llamadas a grandes cosas por el Reino de Cristo. Sólo en familia podremos cumplir nuestra misión, ya que cada uno juega un papel esencial en el plan que Cristo tiene pensado para este Movimiento.

4. Somos Iglesia

En la Convención estuvimos acompañados por el asistente pontificio P. Gianfranco Ghirlanda, SJ y por Monseñor José Rodríguez Carballo, Secretario de la Congregación para los Institutos de Vida Consagrada y Sociedades de Vida Apostólica. Ellos, acompañados por las oraciones de muchos hombres y mujeres de Iglesia, nos han tomado de la mano y siguen muy de cerca nuestras alegrías, dolores y aprendizajes.

Nuestro carisma es uno de los miles que el Espíritu Santo ha inspirado en la Iglesia de Cristo. Somos parte del mismo cuerpo, el Cuerpo Místico de Cristo que es su Iglesia.

Podría seguir enumerando un sin fin de vivencias y aprendizajes que obtuve en la Convención Internacional, pero para concluir agrego sólo uno más.

Algo me movió mucho el último día de la Convención y fue darme cuenta que a través de la cruz hemos sido inmensamente bendecidos.

Somos un Movimiento joven, que a sus cortos 75 años ha vivido mucho. Tenemos una historia dolorosa, que marca pero no coarta. Lo que sí ha hecho esta historia es invitarnos a aprender, renovar y ponernos en camino hacia nuevos tiempos.

Hemos sido receptores de un don, que no nos pertenece pero que nos toca sembrar. Me llena de gozo saber que Dios me quiere aquí, para amarle y servirle a través del Regnum Christi: mi familia, mi camino al Cielo.

Para conocer más sobre el proceso, las conclusiones y próximas etapas puedes entrar aquí.

Maco Ferreres

Email Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Av. Universidad Anáhuac #13 Col. Lomas Anáhuac

                    Huixquilucan, Estado de México C.P. 52786 México

+52 (55) 2224 2070

www.somosrc.mx

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Somos RC App iOS Android

icon regnumchristi bottomup

icon redcol bottomup icon ecyd bottomup icon jfm bottomup icon manoamiga bottomup icon elarca bottomup icon whynotpriest bottomup icon semperaltius bottomup icon redanahuac bottomup icon catholicnet bottomup icon zenit bottomup icon zenit bottomup