Experiencia: Convención Regnum Christi

Escrito por  Viernes, 10 Junio 2016 00:00

Del 30 de mayo al 3 de junio de 2016, se realizó en Roma, Italia esta Convención. Se intergró por 80 miembros: 64 delegados seglares, y 16 participantes de las ramas consagradas (legionarios, consagradas, y laicos consagrados). La media de edad es de 42 años. Proceden de 16 países diferentes. Entre los seglares, 25 son mujeres, y 39 son hombres. Entre los participantes de las ramas consagradas, 5 son mujeres y 11, hombres.

 La Convocatoria

La incertidumbre sobre las expectativas del encuentro y el peso de la responsabilidad de representar a su sección, localidad e incluso a todo su País, generaban en algunos participantes cierta inseguridad. Más de uno expresó haber sentido la necesidad de hacer un acto de confianza en Dios y apelar a la docilidad al Espíritu Santo para colaborar en la misión encomendada con una sola intención en mente: buscar lo que Dios quiere para el Movimiento.

La llegada de los Delegados

El espíritu de familia comenzó a sentirse muy pronto. Algunos que ya se conocían se saludaban con auténtico cariño. Y los demás, cada uno con su personalidad, se abrían a dar la bienvenida a aquellos que a pesar de ser unos perfectos desconocidos, estaban unidos a ellos por los cinco amores que comparten en el Regnum Christi.

El equipo de Sacerdotes, Hermanos, Consagradas y Consagrados que estaban a cargo de la organización nunca dejaron ver el cansancio, la presión o las dificultades derivadas de la magnitud del evento, siempre estuvieron ahí, al pie del cañón con mucha paciencia, caridad y una gran sonrisa.

Primeras sesiones de grupo

En general, los delegados mostramos nuestro interés por presentar a la Convención todo lo que se había discutido en nuestros territorios. Queríamos defender las propias posturas y abarcar cada número de los estatutos a profundidad, pero el tiempo estaba en contra. Nos tomó un par de días encontrar el ritmo adecuado de participación y sobre todo de escucha, que nos llevaron a darnos cuenta que había muchos más elementos en común que en oposición.

Identidad, fin, espiritualidad y misión

Pretender poner en palabras lo que es el carisma del Regnum Christi fue complicado. Explicar lo que uno siente y entiende cuando ve nuestro escudo, la imagen del Cristo Legionario o cuando escucha "Venga tu Reino" fue difícil pero al mismo tiempo era evidente, el carisma estaba ahí, frente a nosotros.

En lo particular recibí una gran luz cuando en la homilía de la misa, Mons. José Rodríguez Carvallo nos aconsejó que no pretendiéramos auto-definirnos, que nunca quedaríamos satisfechos con palabras que describieran nuestra vocación y que tampoco era esa la función de los estatutos. Su consejo, en el día de la Visitación de María a Isabel fue: alégrense, pónganse en camino y lleven la Buena Nueva.

Los consensos fueron: el carisma del Regnum Christi es un don de Dios a la Iglesia, es una vocación personal a la que uno es llamado para vivir su fe y luchar por la santidad en el contexto de su realidad, estado de vida y dentro de la Iglesia Católica.

La experiencia del amor infinito y misericordioso de Dios que se logra a través de los distintos medios que ofrece el Movimiento es lo que nos mueve a la dimensión apostólica de responder con urgencia y pasión a llevarlo a las almas para así extender el Reino de Cristo en el mundo.

Estos números se compartirán en las constituciones de los Legionarios y de las ramas Consagradas, por lo que aún está pendiente su redacción final.

La Comunión

Durante esas primeras sesiones plenarias en las que hubo mucha participación, surgió entre nosotros un sentir de familia impresionante. Ser testigo de la entrega de tantos apóstoles alrededor del mundo fue maravilloso. En verdad, el sentimiento que predominaba en el corazón era la gratitud, primero a Dios, que ama tanto a esta obra suya y a la fidelidad de cada uno de los que han hecho que sigamos aquí.

En particular, creo que en México no somos tan conscientes de la gracia tan grande que representa tener al Movimiento bien establecido, con secciones y apostolados firmes e institucionalizados y el enorme privilegio de contar con tantos miembros de las ramas consagradas trabajando con caridad y celo apostólico ejemplares.

Escuchar la determinación con la que algunas personas han tenido que fundar el Regnum Christi, colegios, Ecyd, Misiones... sin contar con la presencia permanente de un Legionario o miembros Consagrados fue realmente edificante y un estímulo para dar más y ser mejores apóstoles en nuestras secciones.

La Oración

No podría agradecer lo suficiente a todas las personas que alrededor del mundo ofrecieron sus oraciones por la Convención. Sin duda fueron ellas las que nos alcanzaron la gracia del éxito que ésta representó.

Durante todas nuestras sesiones, los hermanos Legionarios, Consagrados y Consagradas tomaban turnos de oración ante el Santísimo. A pesar de tener estipulados en nuestro horario tiempos específicos para la oración, la presencia de delegados en la capilla durante los descansos era una constante.

El fin del año jubilar, la misa de Corpus Christi, las fiestas del Sagrado Corazón de Jesús y de María fueron el marco perfecto para este clima de oración sincera y fervorosa.

Los temas centrales

Y llegó el viernes, día reservado para los temas más importantes, fiesta del Sagrado Corazón de Jesús, que junto con Cristo Rey, es la más importante para el Regnum Christi.

  1. ¿Existe el segundo grado?

Me atrevo a decir que varios delegados llegaron con la propuesta de eliminar este tema de los estatutos. Después de escuchar directamente en sesión plenaria las participaciones de todos los que tenían algo que decir, fue evidente que dentro de todos los miembros del Regnum Christi, hay algunos que sienten un llamado de Dios a una entrega distinta y sobre todo una responsabilidad mayor sobre el resguardo del carisma del Movimiento. De ese llamado se desprenden un itinerario espiritual y una entrega apostólica especiales que no se pueden reducir a adjetivos como mayor, más profundos o mejores. De tal modo que la respuesta fue: sí, hay diferentes tipos de miembros laicos en el Regnum Christi. También hubo consenso en cuanto a que la terminología debe cambiar, excluyendo cualquier palabra que implique necesariamente progresión o superioridad.

En cuanto a la referencia estatutaria de los miembros de segundo grado en temas de gobierno, derechos y obligaciones, hubo una franca división de opiniones ligeramente inclinada al no.

  1. Se pasó entonces a la forma en que los miembros laicos se conformarán al todo (Legión de Cristo, Laicos Consagrados y Consagradas del Regnum Christi). Las intervenciones introductorias del P. Sylvester Heereman y del P. Gianfranco Ghirlanda fueron clave para el entendimiento de estos conceptos, aclarando que los términos quedarían por definir una vez que quede constituido el todo y de acuerdo al derecho canónico.

Por unanimidad se decidió que los miembros quieren seguir asociados a las ramas consagradas como parte de una familia que vive en comunión. Los votos subsecuentes manifestaron el deseo de los miembros laicos de participar con voto consultivo en el Consejo General y la Asamblea General y voto deliberativo únicamente en los temas concernientes a los miembros laicos.

El Cierre

La Convención no pudo tener un mejor cierre que la misa del Sagrado Corazón de Jesús, celebrada por el P. Eduardo Robles-Gil, L.C. y concelebrada por más de 70 sacerdotes, en compañía de las comunidades de Hermanos religiosos, Consagradas y Consagrados. La fe, confianza, esperanza y gratitud se hicieron sentir profundamente. La liturgia del día parecía dirigida especialmente a nosotros. ¡Cuánto nos ha amado Dios! Ese Dios que es nuestro buen Pastor, que busca a la oveja perdida y si está herida la carga sobre sus hombros y la cura. Cristo murió por nosotros a pesar de ser pecadores y sigue derramando su amor sobre nosotros a través del Espíritu Santo.

El Regnum Christi es una obra de Dios, sujeto de su infinita misericordia, que ha sido bendecida con abundantes gracias. La Santísima Virgen nos ha llevado siempre de su mano, nos ha consolado y con su ejemplo, ha reafirmado nuestra fe.

Debemos agradecer los dones recibidos y corresponder con el Espíritu propio de la "militia Christi", porque la caridad de Cristo nos urge.

Por Regnum Christi, México Sur.

Somos RC

Sitio Web: www.somosrc.mx Email Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Av. Universidad Anáhuac #13 Col. Lomas Anáhuac

                    Huixquilucan, Estado de México C.P. 52786 México

+52 (55) 2224 2070

www.somosrc.mx

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Somos RC App iOS Android

icon regnumchristi bottomup

icon redcol bottomup icon ecyd bottomup icon jfm bottomup icon manoamiga bottomup icon elarca bottomup icon whynotpriest bottomup icon semperaltius bottomup icon redanahuac bottomup icon catholicnet bottomup icon zenit bottomup icon zenit bottomup